Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2008

Venecia

Imagen
El vuelo de Alitalia, en un algo vetusto McDonellDouglas, largo y estrecho, despegó a su hora, y tras una breve escala en Roma, aterrizamos en el Marco Polo con una puntualidad casi británica. Llegamos en coche hasta el Piazzale Roma, lugar de destino de autobuses, coches y demás en la isla de Venecia. A partir de aquí, ya se sabe,medio acuático. La primera experiencia con los vaporetos es buena: sólo esperamos unos minutos y en tres paradas, estamos a los pies del Puente de Rialto. ¡ Increíble y hermoso!. ¡Y lleno de gente!. Tenemos el hotel a escasos metros, entre Rialto y la Plaza de San Marcos; el PalaceBonvecchiati, un cuatro estrellas funcional y moderno, con embarcadero propio a un canal pequeño y perfectamente situado. Después de instalarnos, nos vamos a la calle: a patear Venecia. El sestieri -barrio-, de la Santa Croce, pasando por Rialto, es menos turístico, pero igualmente fascinante; para comer nos sentamos en un restaurante de campo San Casiano, y después de un parmesan…

Budapest

Imagen
Estamos tomando café despues de un laberintico paseo por la T4 de Barajas, en busca de la puerta de embarque de nuestro vuelo a Budapest. Madrid nos ha recibido con frio y en la llanura manchega, el invierno se hace notar. El vuelo tiene la salida prevista para las ocho y media, lineas aéreas húngaras Malev, y ahora nos rodean en la cafetería rostros eslavos y lenguas centroeuropeas -deben partir por aquí todos los vuelos de los países del Este Europeo,¡con los inevitables argentinos, sin duda descendientes de judíos exiliados, tan maltratados por el siglo pasado en aquellos lares ¡

Llegamos a Budapest lloviznando. El aeropuerto me recuerda al de Praga, pequeño y manejable. Hay una enorme cola en las Oficinas de cambio de moneda, y por lo que leo en los carteles electrónicos, el cambio es aquí más favorable que en España. La cola es babélica: parlas inglesas, francesas, alguna española con acento sudamericano, italianas, japonesas, en fin de todo.
La ciudad nos recibe como es en esta é…