Entradas

Mostrando entradas de junio, 2009

Viprati

Imagen
Una serie de entradas dedicadas a mis pipas, esas compañeras que últimamente me acompañan en casi todos los momentos de mi vida, y a despecho de las autoridades sanitarias y "cuasimorales" que incluso se atreven a decirnos cómo o cuándo o hasta con quién debemos gozar o morir o intentarlo.

En fin, la afición al noble arte de la pipa, que me cogió ya mayor pero que espero no me abandone, y en homenaje a mis compañeras, las dejaré por aquí, para mostrarlas al mundo y dedicarles algunas palabras e inspiraciones, por entretenimiento y agradecimiento, y por extensión de ellas, a mis compañeros pipafumadores, empezando por los del Club de AlbacetePipalba, y a todos allende fronteras y océanos.


He aquí la reina de mi harén, por precio y por presencia. Toda una italiana de formas sinuosas y sugerentes, con una preciosa llama y un "derriere" increíble de ojo de perdiz. Es todavía, de todas mis pipas, la que más respeto me despierta, y a pesar de que lleva conmigo ya casi dos …

Jensen

Imagen
Una serie de entradas dedicadas a mis pipas, esas compañeras que últimamente me acompañan en casi todos los momentos de mi vida, y a despecho de las autoridades sanitarias y "cuasimorales" que incluso se atreven a decirnos cómo o cuándo o hasta con quién debemos gozar o morir o intentarlo.

En fin, la afición al noble arte de la pipa, que me cogió ya mayor pero que espero no me abandone, y en homenaje a mis compañeras, las dejaré por aquí, para mostrarlas al mundo y dedicarles algunas palabras e inspiraciones, por entretenimiento y agradecimiento, y por extensión de ellas, a mis compañeros pipafumadores, empezando por los del Club de Albacete Pipalba, y a todos allende fronteras y océanos.


He aquí una clásica, que no debe faltar en cualquier pipero que se precie. Una Billiard con todas las de la ley, estilizada y elegante. Pipa cuasi de entreacto, por tamaño, o de viaje, por comodidad, que me acompaña en todos mis desplazamientos.

Fue la primera pipa que adquirí, y me ha acompa…

Charatan

Imagen
Inicio aquí una serie de entradas dedicadas a mis pipas, esas compañeras que últimamente me acompañan en casi todos los momentos de mi vida, y a despecho de las autoridades sanitarias y "cuasimorales" que incluso se atreven a decirnos cómo o cuándo o hasta con quién debemos gozar o morir o intentarlo.
En fin, la afición al noble arte de la pipa, que me cogió ya mayor pero que espero no me abandone, y en homenaje a mis compañeras, las dejaré por aquí, para mostrarlas al mundo y dedicarles algunas palabras e inspiraciones, por entretenimiento y agradecimiento, y por extensión de ellas, a mis compañeros pipafumadores, empezando por los del Club de Albacete Pipalba, y a todos allende fronteras y océanos.


Esta hermosa señora, entrada en años y quizá achaques superados por las primorosas manos del artesano Baulenas, vino a mi encuentro en una tienda o así que encontré deambulando por Gamla Stan, la parte vieja de la ciudad de Estocolmo. La tienda, una especie de mercadillo de recue…

Arriba los pobres del mundo...

Mientras saboreo el café de sobremesa en mi bar de todas las esquinas, a mi lado, varios currelastrasiegan copas de pacharán y carajillos, acabando sus comidas antes de reincorporarse al tajo, entre bromas y carcajadas y humo de cigarros, riendo por ser viernes y fin de semana, y tras media jornada, el día los dejará lejos del andamio y la máquina y la crisis y demás.
Un inmigrante de color que en otros tiempos políticamente más incorrectos y aún aquí llamamos negro, viene cargado con bisutería y relojes mil, iluminando su cara con una sonrisa que llama la atención, de blanco y alegre y quizá soñador.
Mis vecinos de barra lo llaman a voces, y el chaval acude solicito, cargado con su mercancía. Es delgado y muy alto, con esa elegancia ancestral de los tipos africanos que emparentan con los príncipes massai o los beduinos, y que la selección genética procura que, tras la patera, sólo lleguen los más fuertes o capaces. Como todos los de su raza y procedencia, y a pesar de la miseria y prec…