viernes, 22 de agosto de 2014

Propuesta para una nota de suicidio

“Señora
A pesar de su silencio y del mío; de su ausencia y de la mía, de mis enfados involuntarios o no tanto, del ajetreo de su vida marina, de este raro invierno que no es tan “nuestro” como hubiera deseado, de los escasos momentos de vida a su lado estas fechas, de los cientos de deseos que me gustaría concluir y de la miles de palabras que me gustaría susurrarle estos días y que son inconclusos unos y sordas las otras,  de los momentos  -que creía superados-  que son otra vez fugaces e imprevistos, cuando debieran serlo eternos, rutinarios, hechos para el amor y el mar de sus ojos
…sigo siendo el mismo que la ama, la desea y la necesita, aún en el silencio y la ausencia. El mismo que la espera como si fuera la primera vez, y el mismo que estará, siempre y por los siglos de los siglos, porque sólo soy en la mar de sus ojos, en la sonrisa de su boca, en el deseo de su pecho, en el suspiro de su corazón, que son todos los alimentos que me mantienen con vida.
En esta y en la otra.
Suyo.”


lunes, 18 de agosto de 2014

Des-tiempos

A veces, y más habitualmente los últimos meses, me asalta a traición la sensación –que es casi certidumbre- de que mi vida ha sido y es un cúmulo de episodios tardíos, de ocasiones estériles, de momentos a destiempo o interruptus.

Nací el segundo entre mis hermanos; el segundo de los varones, y la tercera fue una mujer. Es decir, estoy atrapado entre primogenitura y gineceo ya desde la cuna.
Mi nacimiento fue a las puertas del Sanatorio; ya escribí algo sobre esto y figura por aquí ese episodio extemporáneo y fuera de lugar.


Pertenezco a una generación  a la que se prometió que el esfuerzo y el trabajo llevarían a la recompensa, la posición, el bienestar, el equilibrio. Mentiras claro.

Y a partir de ahí, mi vida empezó a ser una sucesión de esterilidades y momentos perdidos, oportunidades pasadas, trenes sin coger.

Llegué tarde al primer amor
no pude con la soñada ocupación
tantas conversaciones pendientes
con el progenitor
la mar sin surcar como soñé
los amigos perdidos, el hogar lejano
la marchita  raíz de mi deambular
los versos sin componer…

Y todo esto por que he leído unos versos de Eloy Sánchez Rosillo que me hubiera gustado escribir a mí. Otra vez, la tardanza, la falta de inspiración, la incapacidad.
Dicen así:

Recuerdo aquel lugar, la tarde aquella, la ajena habitación, el viejo lecho, y el calor de unos brazos que me abrazaban. Lo demás poco importa. Nada vale tanto como la dicha que allí tuve".


jueves, 7 de agosto de 2014

Papilio

Etérea mariposa revoloteando entre las flores
fría y elegante como luz matinal en días de invierno
extraña en tu misterio, traslucida en tus cortas horas de vida.
Bello suspiro alado, relámpago de color
que hermoseas las mañanas lentas en las que paseo,
ausente,
al pairo del levante que enseñorea la playa,
la montaña vecina, la rambla seca,
paisajes míos de refugio y obsesión.








lunes, 4 de agosto de 2014

Trapped


And I'm trapped again
And I can't get out without losing you
And I'm trapped again…
                            Trapped, B. Springsteen.


Mi banquero dice que mi economía es aseada
y mis amantes que conservo la forma y la pericia
a cualquier otro le bastaría
pero yo estoy atrapado por una mirada
y el sueño de una amanecida.

Mis lecturas me llevan lejos
donde no pueden mis ocupaciones, deberes y obligaciones;
todo lo dejaría
pero estoy atrapado
sin aliento
sin esperanza
sin vida.

Pasan los días, ocupo mi lugar en la oficina,
madrugo en el café, cuido mi economía,
leo, estudio, mal duermo, fumo en demasía,
cultivo a los amigos, satisfago a las queridas
-o eso creo-
pero estoy atrapado
sin aliento
sin esperanza
sin vida.


Algún día saldré, pasearé el mundo, seré libre
miraré la mar, reiré al viento,
la verdad triunfará
se romperán todas las cadenas
nada importará
pero ahora estoy atrapado
sin aliento
sin esperanza
sin vida.