Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

Tempus 3

La vela inflamada al sol henchida por mil vientos la luz inundando la vida la proa hendiendo el agua olor a sal. Una tarde cualquiera en un rincón de la mar.





Entretenimiento

Recorro la piel de mis amantes lascivamente; hay músculos pectorales, glúteos, rectos abdominales transformados por mi boca en pubis, culos, pechos. Extraño poder de las palabras que saltan por mi acción de la lección de anatomía al sexo.


Reflejo en el cristal

Hubo lágrimas en la despedida temblor; volviste a tus ocupaciones que eran remuneradas y mercantiles y yo quedé con mis versos los sueños la cara de imbécil y un terrible dolor en el alma y en el cuerpo. Volví a verte años después con tu nuevo novio, o marido, o amante tu nuevo cuerpo tu esplendida sonrisa la mar otra vez en tus ojos. Yo seguía con la misma cara el alma cosida a desengaños el maltrecho cuerpo envejecido los mismos mínimos versos. Y a pesar del alma,
del cuerpo,
de los versos me alegré por ti. El mismo imbécil enamorado sigo siendo.


Tempus 2

El sexo contigo fue como guerra empezó con exaltación mutua -fuego, cantos, libertad- pero acabó en la cama fría y muerta.


Tempus

Liberado de todo marchito; así transito en el fango, en el lodo.
Días oscuros, aun refulgiendo el sol cegado así camino en el fango, en el lodo.
Silente, en la atronadora madrugada sordo y mudo, pese a mis gritos en el fango, en el lodo.
Así vivo y siento y respiro como en fango, en lodo. Sin ti.