Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

Fin.

Estas son, o debieran ser, las palabras más tristes que escribo.
O que escribo desde que estas páginas, las elucubraciones que por aquí circulan, los versos o así que asoman por las ventanas del sitio, las reflexiones que pretendían serlo, las imágenes imaginadas, los momentos soñados vieron la luz hace ya tiempo, muchos meses y algunos años. Y sin embargo, no tengo pena, ni dolor. Solo un regusto amargo, de final.
No es fácil matar a un amigo, dejar morir a un hijo.
Las palabras que aquí se depositaban, después de ser escritas negro sobre blanco, en tinta azul y con la vieja Parker 21, ya saben, en las moleskines que me acompañan los días y las jornadas, nacieron como válvula de escape, como divertimento agradable, no en búsqueda de lectores, que fueron y son escasos e imperceptibles; una distracción que pasó del papel al mundo cibernético animado por conversaciones con amigos, el ego quizá hinchado de esperar alguna aprobación, la sorpresa de alguna lectura, la visita de gente des…

Buscándote

Recuerdo un viejo televisor en la pared los cuerpos desnudos, una botella de agua y tu mirada. Recorrí buscando el consuelo las oscuras calles paseando hasta tu cama; temblando rocé tu piel y besé tu boca como soñé hacerlo a una diosa y te convertí, de inmediato, en mi idolatrado templo,  mi febril alma. Y hoy buscándote en las oscuras calles, las viejas camas,   los furtivos besos, no te encuentro más que en sueños, apenas nada.





Somniatis

Te he mirado tumbada hermosa a mi lado y me dio por pensar, imaginándote una tarde cualquiera cualquier invierno vestida con mi pijama a cuadros que acaricia suavemente el cuerpo, el tuyo mientras aplicada, lees tus extraños libros.
Hace tiempo escribí que soñaba, y que soñando, quizá tus sueños son los nuestros y que, aun incumplidos, fuera suficiente todo esto.
Soñaba todos los sueños, contigo y que tu cuerpo era mi cuerpo tus lágrimas era las mías y mi corazón te palpitaba dentro.
Y ahora te miro,  de nuevo, hermosa tendida a mi lado ojalá tu también soñando los sueños  para que sean nuestros.