Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

El hijoputa

Este sábado pasado, mientras disfrutaba del viejo mar en el que remojo los dolores, la conciencia y las esperanzas, llegado al rincón levantino de mis ratos de ocio y alegría, un amigo de lo ajeno tuvo a bien, el muy malnacido, estropearme un rato el fin de semana, y provocarme cabreos varios  y sinsabores que me persiguen aún trascurridos varios días. Reconozco.
Después de destrozarme la ventanilla del coche, por el vulgar medio de martillazo o similar –nada que ver con la elegancia o destreza del que abre el coche sin causar daños-, me sustrajo el bolso con toda la documentación.
En poco mas de dos horas, el tiempo que transcurrió entre el aparcamiento del vehículo y la vuelta, remojado, satisfecho y preparado para la nuit, pasé a ser un completo indocumentado. Ni documento de identidad, ni carnet de conducir, ni tarjeta sanitaria, ni tarjetas de crédito varias, de Clubes a los que pertenezco, la del nombrado gran almacén también. Y por supuesto, los euros con los que pensaba pasar…