Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Carmina y 2

Suena el transistor
canciones del pasado.
Lejano amor.


El mar moja
la arena  y las rocas.
Eterna resurrección.


Hoy escribí en mi Diario
Trescientos días de sol
maldito anticiclón.

Carmina

I.
Camino por la playa las huellas de mis pies desnudos me persiguen imperfectas restos del  náufrago que soy sin Viernes sin ti. El mar desdibuja los atajos arrastra los desechos quita las esperanzas. La isla desierta de mi corazón espera la vela en el horizonte entretanto palpita, sufre, resiste. Soy Robinson Crusoe rodeado de gentes, afanes, trabajos.
II.
Ulises me sonríe camino de Ítaca “ven amigo, acompáñame” Tengo mujer e  hijos “no importa. Que vengan contigo”. Es el canto de mis sirenas, soy un pobre mortal. “Yo también” dice, “pero vencí  a Troya”.

Cuento. Obsesión

—“¿Quiere un cupón para hoy?” La pregunta resuena alegre en el bar, repetida a todos los clientes. La oigo desde hace meses, cuando convertí aquel local en el lugar donde comienzo mis jornadas. La vendedora es alta, entrada en carnes, con una cabellera morena que lleva recogida en dos larguísimas trenzas. Viste un sencillo pantalón gris, algo justo para su talla, y una camisa de color amarillo con el emblema bordado de la organización para la que trabaja. Lleva el pecho sembrado de boletos y décimos de lotería, como alamares multicolores, y los gruesos cristales de sus gafas apenas dejan ver unosojos pequeños, vivos y nerviosos. Son pocos los que le hacen caso; menos aún los que compran algún boleto. Es una sombra que pasa de largo, una pregunta en el aire. Ella sigue insistiendo sin perder la sonrisa: —“¡Mucha suerte, señor!—, me dice ufana al comprarle yola lotería, y se marcha camino de otro bar o de otros clientes. Decido seguirla. La chica vale tanto comocualquier otra. Y es el …