Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2009

La Grandeur

Imagen
Como todo el mundo sabrá, hace unos días anduvo de visita oficial y oficiosa por tierras hispánicas -lo de mencionar este país como España va camino de ser, no ya un ejercicio de nostalgia, sino casi una elucubración fantástica e imaginativa, desgraciadamente-,el Presidente de la vecina República Francesa, monsieur Sarkozy, y la primera dama gabacha, la señora Carla Bruni de Sarkozy. Y digo que todo el mundo será conocedor de la noticia porque ocupó gran parte de noticiarios, diarios y revistas, no sólo del ámbito político y económico, como visita de Estado, si no y más bien, del papel couché y corazón y demás. Los periodistas o casi del cuore, y hasta los especialistas en crónica política y económica, arrastrados por una pasión de alcoba y trazo gordo, se empeñaron en que uno de los aspectos más relevantes de la visita era el encuentro o comparación entre nuestra Princesa de Asturias y la señora Bruni, y cual de ellas resultaría vencedora en el duelo de glamour, elegancia y buenas m…

La perezosa sílaba

He recibido un mensaje electrónico de mi mujer en el que se me remite, después de leer el último post hablando de mi amigo del psiquiátrico y su perrillo, una queja, siquiera pequeña y cariñosa, por no ser la destinataria de mis cartas y palabras como antaño, en época de noviazgo e invierno, y por ocuparme vía electrónica de mis amigos y ocurrencias y no de ella, epistolarmente hablando. Me sorprende su iniciativa, pues utiliza el ciberespacio para mandarme sus diatribas, a pesar de que compartimos diariamente mesa, mantel y manta, sabedora como es de mis ineptitudes tecnológicas, pues dejo aquí mis cosas casi por inercia y desahogo más que por habilidad. Noto en su mensaje un poco de decepción y algo de añoranza y dice que, en este tema, he pasado de la abundante prosa a la perezosa sílaba. Cierto es que fui, y quizá soy, más dado a escribir que hablar, y creo que puedo expresar mejor mis sensaciones y sentimientos con un texto que con un parlamento; soy hombre más reflexivo que activ…

De amistad

A mi amigo del psiquiátrico, al que a ratos visito en busca de paz y sosiego en estos tiempos ociosos, forzosamente, e inclementes, le han permitido, para reforzar pastillas y electrochoques, cuidar un pequeño cachorro canino, que le alegra los días y enturbia los ojos de ilusión y esperanza. El pequeño beagle, raza temperamental y noble, se adapta como puede a las condiciones y ritmos del psiquiátrico, y a fuerza de decir la verdad, sorprende a propios y extraños con su aplicación y entusiasmo, difícil tránsito de la camada a la camaradería.
Mi amigo, que antes de la llegada del pequeño había leído media biblioteca y puede ahora añadir a sus conocimientos otros enciclopédicos sobre crianza y educación de cachorros, desarrolla un método propio para hacer del pequeño Jaco todo un ejemplo para el mundo canino; cuenta a su favor con la buena disposición genética del cachorro y su infinita paciencia. Y ahora nadie duda que culminará la educación con éxito, con algunos intervalos de miccion…