Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

Poesía no muerta

Lentas la horas
y tristes sentimientos en la lejanía.
Es el fin.
Las palabras se nublan fundidas en lágrimas.
Hoy el día es soleado, pero la muerte voraz lo alcanza todo.
Ha muerto el poeta, uno cualquiera, desconocido.
Enarbolo el testigo de su voz quebrada
y escribo.
Entre lágrimas y papeles viejos y rotos,

incinerados como el poeta y sus versos;


la llamas perderán empero con su voz y su todo


de inmortal poeta desconocido.




a Rosa. Poeta.







Noticias de N

Encontrada, medio quemada y arrugada, apenas legible por la caligrafía difícil y la tinta gastada –que sin embargo nos permite conocer claramente su autoría, de tanto conocidas-, al ordenar de nuevo, otra vez, tantas veces, los papeles de don  Nicasio, cuando los quehaceres profesionales y vitales me permiten de nuevo retomar su caso y memoria.
La dejo aquí porque supone novedad lo que esconden las líneas apretadas, las palabras borrosas; un episodio quizá tangencial a su caso, o primigenio en el mismo, tornado el inicial rechazo o imposibilidad en locura amatoria sin reciprocidad. No lo sé. Y dado que es la primera en las que aparece ese aspecto de su vida, o esa vida que por fuerza tuvo que llevar al margen de la obsesión que condujo al desastre, quizá sea difícil saber más, o completar este cuadro que ahora se abre. La montaña de papeles, carpetas, legajos, cartas y hasta libros dirá.

Hela aquí…
“…BORROSO NOMBRE –quizá A o quizá C-…es muy hermoso eso que dices, muy hermoso de verd…