viernes, 19 de junio de 2009

Charatan

Inicio aquí una serie de entradas dedicadas a mis pipas, esas compañeras que últimamente me acompañan en casi todos los momentos de mi vida, y a despecho de las autoridades sanitarias y "cuasimorales" que incluso se atreven a decirnos cómo o cuándo o hasta con quién debemos gozar o morir o intentarlo.
En fin, la afición al noble arte de la pipa, que me cogió ya mayor pero que espero no me abandone, y en homenaje a mis compañeras, las dejaré por aquí, para mostrarlas al mundo y dedicarles algunas palabras e inspiraciones, por entretenimiento y agradecimiento, y por extensión de ellas, a mis compañeros pipafumadores, empezando por los del Club de Albacete Pipalba, y a todos allende fronteras y océanos
.



Esta hermosa señora, entrada en años y quizá achaques superados por las primorosas manos del artesano Baulenas, vino a mi encuentro en una tienda o así que encontré deambulando por Gamla Stan, la parte vieja de la ciudad de Estocolmo. La tienda, una especie de mercadillo de recuerdos militares y marinos, con abundancia de material de desecho de la antigua Unión Soviética y los países del Este, ofrecía un aspecto poco esperanzador, pero entré animado por si encontraba algún recuerdo digno y no tan aséptico como los que, en casi todas las tiendas de recuerdos, había encontrado. Me sorprendió en una esquina un puñado de pipas usadas, algunas en muy mal estado de conservación y otras no tanto, y por el cambio muy baratas, así que me dispuse a escoger la que mejor me pareció, sin demasiada importancia a la marca, lo que por otra parte todavía era casi un terreno ignoto para mi escasa experiencia piperil. Lo cierto es que escogí una de ellas por un precio que al cambio eran algo menos de veinte euros, y me fui tan contento con mi adquisición.
La sorpresa vino luego, cuando una vez en casa, rastreé la marca y el estado de conservación de la pipa, y resulto ser una Charatan, no de las de primera época, claro, pero sin una bastante resultona y en buen estado de conservación. La mandé restaurar e higienizar al gran artesano Segimón Baulenas, que la dejó lista y en perfectas condiciones. Así pues, creo que fui afortunado, y que la Charatan "sueca" me esperaba para traerla cerca de Mediterráneo, harta de frío y de noche, y sigue hoy contándome sus historias y aventuras con sus anteriores propietarios, disfrutando de una vejez agradable y enseñándome cómo he de fumar y el ritmo lento que requiere una madura dama como ella. La fumo sólo en casa, a la vuelta del trabajo, en la noche mediterránea imaginando sus aventuras con algún galán nórdico o quizá un coronel mostachudo, que la fumaba degustando una vasito de vodka y tocando la balalaika...en fin.
Es la única, por ahora, pipa de "segunda Boca" que tengo, y superadas las reticencias por una buena limpieza e higienización, suelo fumarla sólo con tabacos no demasiado fuertes, no aromáticos o poco- tipo Original Choice de McBaren o así-, para conservarla y no maltratarla, y la verdad es que fuma de maravilla, y de todas es aquella con la que la fumada es más larga.
Inscripción: Charatan´s Make London, England 11 DC
Tipo: Bent Billiard Arenada marrón.
Coste: aproximadamente 28 euros, tras esterilización y restauración lista para fumar.
Valoración personal: 7,5/10












2 comentarios:

  1. Estimado Gaviero:
    Fe doy y presto de los buenos ratos que ahora pasas con tus pipas y amigos, y dentro de poco con un nuevo vástago por el que desde aquí te quiero felicitar.
    Famosa es la pipa de la que hablas en la entrada, que no es de "segunda boca" como tu bien dices, sino más bien "pipa chupá" como es conocida en muchos lugares de nuestro alrededor.
    Sigue disfrutando de su compañía, y continua deleitándonos con los aromas de su humo en nuestros próximos encuentros.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario; lo de "pipa chupá" efectivamente así es, aunque por respeto a mis compañeros pipafumadores, no lo mencioné. Pero, tomandolo cariñosamente, desde hoy queda bautizada la Charatan con dicho nombre, en espera de nuevas y compartidas fumadas con amigos tan queridos.
    Gaviero.

    ResponderEliminar