Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2009

Paseando por la Mancha

Paseando por el poblachón manchego de Villanueva de los Infantes, el otro día, al lado de la casa donde nació Santo Tomás de Villanueva, predicador, teólogo, arzobispo de Valencia, gran influyente en Trento, Santo y una de las figuras importantes del quinientos español -el gran primer Carlos dijo de él oyendole predicar, "este hombre convierte a las piedras"-, digo, al lado de la casa de su nacimiento, con placa conmemorativa y demás, y un coqueto oratorio al lado, propiedad que fue de su familia, suenan los cánticos árabes de un piso aledaño. Asomados al balcón, tres moros beben cerveza y canturrean, con evidente desprecio de las enseñanzas del Profeta o quizá por soportar el calor vespertino de la Mancha, no sé. Y pienso, España, ¿qué ha sido de ti?. O quizá ¿es esta tu grandeza, que aún hoy y de nuevo, pares razas y credos y es natural? Y lo mismo en Almagro, ante la estatua de Diego de Almagro, Adelantado Mayor de Castilla y Capitán General del Chile, donde a sus pies ju…

Tras la barra.

La camarera, una de ellas, de mi Bar de todas las esquinas, dónde se reunen los currantes antes del tajo y del que ya canté una triste aunque esperanzada balada, la camarera digo, se llama Miloura, en francés, aunque todos la llaman Milú, castellanizando el nombre; es de origen marroquí, y es muy dispuesta y risueña, siempre con la sonrisa iluminando la barra dónde lloran, suspiran y sueñan los clientes. Su nombre me trae siempre a la memoria las historietas de Tintin, quizá por la semejanza de su nombre con el del can que acompaña al periodista por medio mundo, fox terrier intrépido y algo borrachin y cobarde. Y me da por pensar que quizá los padres de la chica fueran admiradores del gran Hergé. Pero ¿se leen cómics, o leían cuando la criatura nació, en el mundo árabe, o son contrarios a las enseñanzas del Profeta?. No lo sé, supongo que podrán responder a eso los predicadores de la Alianza de Civilizaciones y demás, pero viéndola, quiero pensar que sus padres, en burla del Profeta…

De piratas y filibusteros

"...Especie de matón..filibustero...sajú, imbécil, caníbal, ornitorrinco, bebe-sin-sed, bachibuzuc, antropófago...zopenco, pirata, ectoplasma..." Capitán Haddock.
Titin Stock de Coque, página 49, viñetas 4-6.




Un día pasado, necesitando resolver algunos asuntos monetarios de escasa índole y cuantía, quizá desgraciadamente, me acerqué a mi sucursal bancaria, esa también de todas las esquinas, con ánimo de hacerlo sin demasiada demora y con prontitud.
Obviamente, la realidad no tardo en mostrarse terca y contradecirme.
En la única ventanilla disponible, de las cuatro habilitadas al efecto, se acumulaba una sucesión de rostros de diversa procedencia y cariz, algunos no demasiado amigables, y las parlas igualmente diversas nos acercaban babélicamente al despropósito. En fin, me armé de paciencia y procuré distraer mi atención, pues la gestión fugaz que mi ilusión se imaginaba tardaría más de lo esperado. Pasados tres cuartos de hora, y viendo que el avance se podía casi medir en cent…

C´est vrai!

That night we went down to the river
And into the river we´d dive
Oh down to the river we did ride.
Bruce Springsteen.The river 1980.


Sonaban palabras en lengua extraña
como látigos de fuego y azul,
miradas turbias y cercanas
como disparos de calor y luz.

Latían corazones de vértigo
como relinchos de celo y sol,
lágrimas de mar y sudor
como regalos de algún dios.

Luchaban cuerpos agitados
estrellas de universos lejanos,
bocas de arena y sal
como océanos inexplorados.

Nacían flores en las nubes
como vírgenes de oración,
jadeos y gritos ahogados
como canciones de rock n´ roll.


Todo esto ocurría, chica, sí,
cuando hacíamos el amor.

Otro tiempo

Nowourluckmayhavediedanourlovemay be cold
Butwithyouforever I´llstay...
andmaybeeverythingdies, baby, that´s a fact
butmaybeeverythingthatdiessomeday comes back.
BruceSpringsteen. AtlanticCity. 1982


Te veo rodeada de gente y sonriendo
pienso que al fin se cumplió tu destino;
quizá el frío llegó y todo esté muerto
quizá en mi vida se hizo ya el invierno.

El tiempo de las arenas y del sol dejó paso a la oscuridad y el silencio;
te ponías guapa y paseábamos,
con miedo a cogerte de la mano.

El tiempo de las palabras y los juegos se escapó,
suplantado por letras, trabajo e hipoteca;
los sueños del verano, de cine y confidencias,
las risas esperando nacer en tus ojos,
saboreando el mar y escapando un instante
esgrimiendo los sentidos y las miradas,
para volver al instituto y mitigar
otro año más gris y sin sentido.

El tiempo de nacer en una mirada,
de espera y atención a tu llegada,
de resignación por verte con otro,
de alegría por verme, otra vez, en tus ojos.

El tiempo de enfermar y llorar en el invierno
por no se…

A solas con mi moleskine

Mi amigo del psiquiátrico, a quien sin su consentimiento convierto en personaje de mis posts, casi al mismo nivel que don Nicasio Pelades, desvirgador honorífico de vírgenes y de quien ya di noticias y recado, se presento el otro día, en la visita habitual que le dispenso en honor a una amistad que sus dolencias y malquerencias no han mitigado, muy ufano, con un doble regalo, que en un principio me descolocó, pero que luego me emocionó y reconfortó, pues denota que, a fuer del trato, ha llegado a comprender el estado actual de mi ánimo.


Mi amigo, haciendo uso de sus dotes para las modernas tecnologías, su sabiduría internáutica y sus habilidades para el pillaje y el corso, ha conseguido reunir en un sólo disco compacto toda la discografía de mi idolatrado poeta de Nueva Jersey Springsteen, sin que sus cuidadores hayan sospechado lo más mínimo, y por supuesto a despecho de la SGAE., -¡chúpate esa Teddy!, con perdón-. Se lo agradezco, pues ahora puedo llevar conmigo el pertrecho emocion…

Navegando sin horizonte.

Ayer estuve de visita en el psiquiátrico, visitando a mi amigo interno, a quién encontré muy mejorado de sus dolencias y achaques, para agradecerle una nota que me hizo llegar en la que alababa mi gusto por el cine, pues tuve a bien incluir en un post una cariñosa referencia a la deliciosa película La Princesa Prometida. En animosa charla, mientras admirabamos y nos deleitabamos con unas copitas de champagne Laurent Perrier Grand Siècle, con las que uno de los celadores trafica, y que el buen gusto y saneado bolsillo de mi amigo me permitieron disfrutar, estuvimos repasando las referencias culturales de nuestra generación. Y con un punto de tristeza y amargura, llegamos a la conclusión que las generaciones venideras, esas que la propaganda institucional proclama como las mejores preparadas de la historia, caminan sin rumbo y sin referencia, y en el aspecto cultural y estético, absolutamente huérfanas y perdidas.
Los chavales de hoy, y que decir de los niños, crecerán sin saber quien es…

En el Bar de los "currelas".

Tiempos nuevos, tiempos salvajes
toma tu parte, nadie regala nada... ni aire que respirar... tiempos nuevos, tiempos salvajes. Ilegales, 1982.



Hoy, en el café mañanero antes del trabajo en mi bar de todas las esquinas, dos individuos bien vestidos y perfumados, muy de Lacoste y Ralph Laurent, y muy de peluco y abalorios de oro, vinieron a situarse a mi lado en la barra, mientras la camarera marroquí, aunque diriase brasilera, que nos alegra las mañanas, acudía solicita a su atención. Por supuesto que desentonaban en el bar de currantes, pero tal y como está el país, cualquiera puede ahorrarse unos euros en el desayuno o simplemente andar de paso. Sin demasiado interés, no pude por menos que escuchar parte de lo que comentaban, que llamó mi atención. Uno de ellos, el más joven, le decía en tono socarrón al otro que ya le comentaron el nuevo negocio que había montado, y que si necesitaba algún inversor, él no tenía inconveniente en entrar como capitalista. El otro, constructor de medio pelo,…

Desasosiego, sorpresa y amistad

Imagen
Hace unos días una amiga me invitó, vía mail, a participar en una de esas redes sociales que proliferan por Internet, de buscadores de amistad, información y contacto, tipo Twiter, Facebook, Veedio y demás. Me sorprendió la iniciativa, pues esta amiga sabe de mi escepticismo sobre el invento, mi escaso interés y mi nula capacidad para navegar por los mares cibernéticos, a pesar de mi intitulación de gaviero. Pero acepté la propuesta, pues aunque sin perder el contacto, deseaba saber de ella y compartir confidencias y recuerdos.
Una vez dado de alta, tras varios intentos causados por mi ineptitud, pude al fin iniciar el contacto y nacer al mundo. Me sentí un poco agobiado, pues no siempre se nace por segunda vez y siendo consciente de ello. Supongo que antes de la tecla, seria un nasciturus, y con los tiempos inclementes y bárbaros que corren, esta invitación de mi amiga eliminó la posibilidad de mi aborto antes de tiempo. En fin, que una vez nacido, me dispuse a dar mis primeros pasos…